• VERBO

Andrea Grobocopatel en BRINDAR!

La directora de Fundación Flor es la invitada número 16 a BRINDAR! VERBO en Palacio Duhau. A lo largo de su carrera se especializó en financiamiento corporativo y de Pymes, profesionalización y sustentabilidad de empresas de familia, gobierno de las organizaciones, liderazgo, género y diversidad.


Su objetivo principal es compartir vivencias y aprendizajes transformándolos en programas académicos, cursos, conferencias y talleres a través de Fundación por Liderazgos y Organizaciones Responsables (F.L.O.R). El 18 de marzo de 2014 lanzó su primer libro denominado PASIÓN POR HACER con Editorial Granica.


Está llevando adelante grandes esfuerzos en pos de la igualdad de género con iniciativas puntuales como la entrega de los Premios FLOR a la Diversidad a aquellas organizaciones para las cuales gestionar la diversidad es parte de su estrategia.


Si querés ver la entrevista en video, podés hacerlo en nuestro canal de Youtube.


Con ustedes, Andrea Grobocopatel.


Maximiliano Sardi: Andrea Grobocopatel, presidenta de la Fundación Flor de Resiliencia. Muchas gracias por estar acá en BRINDAR.


Andrea Grobocopatel: Muchas gracias a vos y a Mariela y a todo el equipo por invitarme, porque es lo que me gusta hacer.


MS: Comunicar, ¿no? Comunicar sobre el rol de las mujeres, estas embanderada en eso ya hace unos cuantos años. ¿Cuántos? ¿En qué momento te diste cuenta que querías hacer eso?


AG: Qué buena pregunta ¿en qué momento te diste cuenta?. Porque yo creo que cuando era más joven no me daba cuenta que este era un tema a abordar. Yo me di cuenta en el 2009, cuando empecé a venir a Buenos Aires, soy de Carlos Casares una comunidad pequeña donde construí mi familia, mi empresa y hasta ahí me parecía que no había diferencia en el rol de las mujeres, que todo dependía de uno hasta que vine a Buenos Aires y empecé a relacionarme con grupo de mujeres, almuerzos, desayunos y empecé a ver que no era lo mismo para todas, algunas éramos más privilegiadas o teníamos más oportunidades y también me di cuenta que no podía quedarme pensando que porque yo había llegado o estaba en los lugares que quería era fácil para el resto, entonces me puse a trabajar fuertemente en esto. En el 2010 - 2011 ya hicimos un primer programa en la Universidad Católica para mujeres, solo para mujeres y para mi fue el primer programa, más para emprendedoras y fue divertido, nos dimos cuenta que juntas podíamos generar más impacto y a partir de ahí nació Flor en el 2012, pero Flor nació pensando en mejorar los liderazgos y las organizaciones. Pensábamos que no éramos responsables, que no somos responsables, y que tenemos que trabajarnos a nosotros mismos, que tenemos que revisar las instituciones en las que participamos. Tenemos que tener mejores prácticas de gobierno corporativo, de gobierno de las organizaciones y que tenemos que prepararnos mejor como líderes. Cuando empiezo a trabajar esto me doy cuenta que en las mesas de decisión, también había otro problema, que era que no había tantas mujeres entonces ahí, fuertemente en el 2014, tuvimos nuestro primer programa “Mujeres en decisión de la Fundación Liderazgo y Organizaciones Responsables Flor” y a partir de ahí empezamos a generar y aumentar el papel de mujeres que rompan el techo de cristal, esa era la idea, mujeres que se den cuenta de las habilidades que tenían, de lo que podían hacer, que nos teníamos que sponsorear unas a otras y bueno en eso estamos. Dentro de la Fundación tenemos dos programas fundamentalmente, uno es este “Mujeres en decisión” donde ya pasaron más de 500 mujeres, y el otro es “Cosas de mujeres” es un programa que apunta más a la independencia económica, porque el otro problema que tenemos es que muchas mujeres han abandonado sus carreras, por sus familias o por otras dificultades, y no tienen independencia económica, entonces no tienen libertad para elegir lo que quieren hacer. Asique te diría que fuertemente trabajo este tema desde el 2013 - 2014 con la plataforma Flor.


MS: Y te has convertido en una referente, uno cuando habla del tema, tu nombre siempre está al tope de la lista lo cual es un mérito en tu trabajo, pero habla de que todavía faltan, hay que llenar ese equipo


AG: Si, hoy hablaba con una amiga, te parece que hiciste muchísimo, que trabajamos y que ya no deberíamos tener que estar hablando de estos temas sin embargo todavía hay que trabajar. Lo importante es que ya somos muchas mujeres y muchas empresas y organizaciones y hasta el sector público, que estamos trabajando o que se dan cuentan que esto hay que abordarlo rápidamente, que no hay que esperar.


MS: Bueno se han dado leyes en el último plazo incluso en las últimas semanas importantes. El motor está trabajando, hay un motor de cambio, pero no hay que descuidarse, ¿sentís eso? como que el todo el tiempo hay que estar exigiendo al sistema un poco más, ¿no?


AG: Yo digo más que exigir, a veces hay que ayudarlos a que se den cuenta. El problema que tenemos es que hay mucha gente que no se da cuenta que esto es importante, para las mujeres, para los varones, para todos los géneros, tener diversidad en los lugares de decisión, tener diversidad implica tener distintos puntos de vista, por suerte las mujeres tenemos un punto de vista diferente, las personas grandes tienen otro punto de vista diferente, los jóvenes, entonces cuando vos te sentas a una mesa a tomar decisiones, lo estamos viendo en este momento en nuestro país y el mundo, cuanta más diversidad tenes más podes contemplar a todos los grupos de interés. Si vos tomas decisiones en una mesa donde solo son hombres, de la misma educación, de la misma edad, las decisiones que tomás las estas tomando acotadas entonces por eso es tan importante que haya más mujeres, yo digo que se la crean, que se den cuenta lo valiosas que son, que se den cuenta que pueden, que tienen la obligación de pedir el lugar que quieren porque a veces nos quedamos esperando que nos llamen o nos inviten y hay que tratar de hacerlo solas y si no podemos tener sponsor, mentores. Tenemos un desafío nosotras como mujeres, participar mucho más y después pedir ayuda, yo creo que tenemos que empezar a pedir ayuda y no sentirnos mal porque eso lo hagamos.


MS: Decías antes...ese motor de cambio quizás se nota en la política. ¿Se nota en las grandes organizaciones, se nota en las grandes empresas? Te lo pregunto porque, en ese camino de tratar de cambiarlas quizás descubriste que era más fácil sponsorear nuevas pymes y apalancar a mujeres emprendedoras que terminan siendo la cabeza de sus propias organizaciones.


AG: Mira, nosotros tenemos un premio que se llama “El premio Flor en la diversidad” en ese premio damos visibilidad, porque premiar es dar visibilidad, a grandes empresas, a pymes, sector público, ONG y también tenemos una categoría latinoamérica y ahí lo que queremos es que las grandes empresas, que hacen bien las cosas, contagien a otras. Ahora hay que hablar menos de contagios y más de polinizar o de otro término, no? Después pymes también, no sabes las cosas maravillosas hacen algunas o algunas grandes empresas o hasta mismas áreas del sector público. Creo que en la medida que más empecemos a mostrar “casos de éxitos” más podrán cambiar o darse cuenta que a lo mejor hacen bien las cosas y no las están comunicando, como dijiste vos. A lo mejor falta comunicar más, lo bueno, las cosas positivas, dejarnos de comunicar tanto todo el tiempo lo negativo y buscar lo positivo, resaltarlo y ayudar a que otros se den cuenta.


MS: Resiliencia viene un poco de ahí, no? Es una palabra que se ha puesto muy de moda, pero ¿nos implica eso... volver a levantarnos, volver a insistir, volver a probar ese camino?


AG: Es así, viste que ahora se está usando “antifragilidad” es un término que supera resiliencia, no? Resiliencia es cuando vos salís fortalecido frente a determinadas situaciones y la antifragilidad es como que no te va a amedrentar sino que vas a poder seguir adelante a pesar de las dificultades, ¿quién no tiene dificultades? todos tenemos alguna problemática cercana, familiar, personal, laboral. Lo importante es ver como nos ponemos frente a esa situación, si jugamos bien las cartas que nos tocaron; bueno resiliencia es un término que a mi me gusta hace muchos años y se lo pusimos a una sociedad de garantías recíprocas, porque estas sociedades en Argentina lo que hacen es asesorar, avalar, acompañar a emprendedores y pymes que no acceden al mercado financiero, pero no solo que no acceden porque a veces hay oportunidades pero no se animan. Lo que hay que hacer, y lo hacemos desde Flor, lo hacemos desde Resiliencia es tender puentes. Un puente es entre el mercado laboral, Fundación Flor, y el otro es un puente en el mercado financiero que sería Resiliencia, y a mi me sirve como casos testeos. Yo digo que cuando trabajo en esas organizaciones testeo la realidad para después darme vuelta y ver como puedo hacer para influir, influenciar o acompañar a los que toman las decisiones políticas.


MS: ¿En tu ámbito de base, en el agropecuario, se han dado cambios en el último tiempo o todavía sigue siendo un ámbito machista?


AG: Mira, el sector agropecuario es muy innovador en temas tecnológicos, somos los mejores argentinos y en el mundo y realmente en esos temas hemos hecho grandes cambios, en otros temas somos más débiles. Yo creo que todo el tema que tiene que ver con lobby, con mostrar lo que somos, por qué lo hacemos, cómo son los temas impositivos del agro, creo que en ese sentido somos flojos y en los términos de machismo, todavía vamos más lento, el interior suele ser un poco más lento en ese sentido, más tradicional podría decir pero todos los sectores finalmente cuando vos te pones a analizar el sector industrial, el sector agropecuario, todavía sigue habiendo mayor presencia masculina en espacios de decisión y creo que eso, bueno como decis vos, no tenemos que pensar que ya está todo hecho sino que hay que seguir trabajando, desde el lugar que podamos. Todos podemos hacer algo diferente desde el lugar que podamos, y no hablo solo de las mujeres, el rol de los varones es fundamental, es clave que hablemos de estos temas y es más clave que lo hablen los varones que las mujeres a veces porque las mujeres nos tildan de “uh otra vez viene Andrea a hablar de este tema” “uh otra vez” mientras que si lo habla otra persona donde empieza a explicar el porqué es positivo sentarse a la mesa con Andrea o con otras mujeres, yo creo que eso va a ser de mucho más impacto.


MS: ¿Y lo sienten así? Porque por un lado es la resistencia, por ahí no consciente pero orgánica, pero por el otro lado también el saber que el cambio es positivo, que es bueno que trae cosas buenas. ¿Está ese nivel de conciencia sobre este momento?


AB: Creo que todos tenemos que darnos cuenta y nos estamos dando cuenta que el cambio está y que es lo que está, lo que existe y a lo que nos tenemos que adaptar. Creo que ahí viene mucho el tema de la antifragilidad o de la flexibilidad, tenemos que empezar a ser mucho más flexibles no podemos quedarnos pensando “está fue la fórmula que dio resultado” porque el mundo se mueve de tal manera, hay tanta volatilidad, tanta complejidad que si no sos flexible, perdés. Creo que hay mucho de inteligencia emocional que tenemos que trabajarnos todos nosotros, que tenemos que revisarnos porque sino no tendremos oportunidades y las oportunidades las tenemos que buscar, hay oportunidades. Ahora tenemos que estar rodeados de gente que nos quiere bien, que nos desea, que nos ayuda, que nos cuida, hoy pasó a ser muy importante el tema del cuidado por eso el rol de las mujeres también es clave todavía estamos más preparadas para cuidar, que no quiere decir… todos tenemos que estar preparados para cuidar pero evidentemente cuando éramos más jóvenes nos educaban que el cuidado venía más innato en las mujeres o para esto estabamos más preparadas. Creo que hoy tenemos que ayudarnos todos cuidarnos entre todos.


MS: En tu día a día ¿qué cosas cuidas, a qué le pones especial atención?


AG: Buenos gracias por la pregunta. Yo tengo cuatro hijos asique para mi lo más importante hoy por hoy es cuidar de mis hijos, cuidar en el buen sentido, cuidar y soltar es cuánto lo cuidas y cuanto lo soltas para que puedan tener su propia impronta. Mi marido, tengo un marido de más de 33 años y eso para mi es lo más importante, y mis viejos tengo por suerte el privilegio de tener a mis dos padres que viven al lado de mi casa. Primero cuido de lo más cercano pero no por eso descuido el resto. Cada persona que me llama siento una responsabilidad, porque digo si me llamó es que me necesita entonces trato de cuidar a todo el que tengo cerca o a todo aquel que necesita algo, me gusta hacerlo. A veces la gente me dice “uh sábado, domingo” no te preocupes porque yo disfruto de esto, no la paso mal cuidando de lo que tengo cerca pero cuidando de las otras personas que me llaman. Si me encuentro a veces que me falta el tiempo, es un problemón. Pero creo que podemos y con más énfasis tenemos que hacerlo hoy, esto es el desafío cuidar, escuchar, ver cómo podemos ayudar a solucionar a los que tienen más dificultades, hay mucha gente que tiene muchas más dificultades que yo entonces mi desafío y responsabilidad es hacer lo máximo posible.


MS: Líderes conscientes, ojalá que podamos generar eso también, no?


AG: Líderes conscientes. Nosotros decimos en Flor, líderes responsables. Tenemos que ser responsables y comprometidos, y darnos cuenta de todo lo que podamos hacer desde nuestro lugar y ahora, no en diez años no no, no existe en cinco años, es hoy es ya.


MS: ¿Florecimos ya? Hablando de flor. Usaste politizar antes.


AG: Me encanta ese término. Me gusta que ayudemos a florecer. Nos falta mucho para florecer, para seguir floreciendo nosotros mismos, nuestro entorno, nuestros países.


MS: Brindemos por eso, brindemos por florecer, te parece?


AG: Brindemos por florecer. Me encantó. Muchísimas gracias.


MS: A vos.


19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo