• VERBO

Ésto fue: BACKSTAGE 2020

Destacadas figuras de la industria audiovisual y las artes escénicas de Argentina, Chile y España dieron su opinión sobre la actualidad de la industria del entretenimiento y plantearon cómo será la recuperación y el futuro del sector..


Si bien en algunos países, distintos sectores están comenzando a reactivarse bajo estrictos protocolos, en otros la situación es distinta. Es el caso de la industria del entretenimiento: con cines, teatros cerrados, y la producción de ficciones mayormente interrumpida, es una de las más golpeadas por la pandemia y su recuperación sigue siendo una incógnita.



Desde VERBO organizamos BACKSTAGE 2020, junto a El Cronista y Digital1, con la moderación de Maximiliano Sardi y el apoyo de Aleph Cine, Ourselves y Teatro El Picadero. Allí reunimos a un grupo de reconocidos artistas, productores y directores que, frente a más de 460 espectadores, trataron los desafíos a los que se enfrenta la industria del entretenimiento en la actualidad y enumeraron las alternativas que permitirían una reactivación más rápida. El vertiginoso crecimiento del streaming, la necesidad de mayor presencia estatal, la virtualización del cine y el teatro, la problemática de los derechos de los artistas y la incertidumbre frente a la apertura de salas de cine y teatro, fueron algunas de las temáticas cubiertas por los oradores.



“Ningún sistema se puede mantener en el tiempo sin actividad”, fueron las palabras de apertura de Axel Kuschevatzky, Director de Infinity Hill y productor cinematográfico. “En nuestro caso, fueron dos películas en Argentina, una en México y otra en Camboya, que tuvimos que frenar. Hay otros países que ya comenzaron a rodar, como es el caso de Inglaterra. Aquí en Los Ángeles, Estados Unidos, sólo se comenzó a grabar una película”, continuó el argentino ganador del Oscar con “El Secreto de sus Ojos”. Acto seguido puso el foco en las diferencias de la industria norteamericana, en la que los Estados abordan la industria con un esquema de incentivos, en contraposición de la local que lo hace con uno de subsidios.



Sobre este punto en particular hizo hincapié Fernando Sokolowicz, Presidente de Aleph Cine, productora de éxitos como “El Ciudadano Ilustre” y “Mi Obra Maestra”, al afirmar que “en el caso de la Argentina, el gran ausente es el Estado y lo ha sido los últimos 15 años”. “Me parece que nuestro problema es más terminal que la cuarentena. Venimos perdiendo terreno en comparación a los otros países latinos, que aplican políticas de incentivos que hacen que a las productoras les convenga instalarse allí y haya más trabajo local. Esa falta de incentivos tiene que ver con políticas de Estado”, manifestó.



Sin meterse de lleno en la discusión sobre el rol del Estado, el actor y productor de cine y teatro, Benjamín Vicuña, destacó el talento local, aunque lamentó que éste no llegue a exponerse en su totalidad, debido a la falta de recursos. “He tenido la suerte de trabajar en España, Colombia, México, Chile y Argentina. De argentina destaco los creativos, la pasión, el talento; hay un talento desbordante. Las diferencias la hacen los recursos, los protocolos, los métodos. Eso genera mucha impotencia, por no poder darle forma y que no se pueda producir más, que no podamos ser un gran estudio para el mundo, con todas las plataformas que hay. Argentina tiene un gran nivel y veo poca representatividad de ese talento en el mundo”, lanzó.



En lo que fue el inicio de la transición del cine hacia las artes escénicas, en su triple rol de actor, productor y empresario teatral, con su Centro Cultural Mori en Santiago de Chile, Vicuña destacó que el streaming llegó al teatro para quedarse. “Estoy con ciclos de teatro online en Chile y el público ha reaccionado muy bien. Es impresionante como las pantallas, que antes eran nuestras enemigas con el típico “por favor apaguen sus celulares”, hoy son nuestras mejores amigas. Estamos generando una pequeña gran comunidad que va evolucionando. Es muy interesante ver lo que se genera en las conversaciones después de la obra, y es inevitable hablar también de la vida, del encierro, de los miedos, del futuro”, siguió. Al cierre de su exposición resaltó: “Creo que todos hemos pasado por muchos estados en estos 100 días. Todos hemos tenido etapas de reflexión pero también de proactividad. Lo que estamos viviendo va a repercutir en las historias que vamos a empezar a contar. Van a haber muchas historias de confinamiento, de post pandemia. Y en ese proceso, vamos a cruzar puentes para encontrarnos y poder construir un cine verdaderamente regional”.


Retomando el punto de la transformación que está llevando a cabo el sector, el productor cinematográfico y teatral Diego Radivoy, destacó que la industria del cine ha hecho mucho para adaptarse a las nuevas tecnologías y que ésta es una oportunidad para el teatro, de explorar nuevas plataformas y llevarlo a las casas de las personas. Sin embargo, alertó: “Seamos muy cuidadosos con el teatro. El teatro es una experiencia viva que tiene que seguir funcionando como experiencia viva”. “En ese sentido, hemos luchado mucho para promover a Buenos Aires como centro del teatro y del cine, y resulta extraño que una ciudad con tanta infraestructura creativa y cultural, de la que viven miles de familias, no debata más seguido estos temas”, exclamó el ex Director de Industrias Creativas del GCBA.



Para el Director Artístico del Teatro Cervantes y Director del Teatro El Picadero, Sebastián Blutrach, es un momento muy difícil para las artes escénicas, cuyas actividades están completamente frenadas desde el 15 de Marzo. “El teatro privado se enfrenta a una apertura con el miedo a estar encerrado, con restricciones en cuanto a la audiencia, una clase media empobrecida y endeudada, por lo tanto va a ser un 2021 muy difícil. El Estado claramente tiene que ser un músculo de contratación, en un momento en el que no se genera absolutamente nada”, lamentó, al tiempo que desconfió de la viabilidad de “virtualizar” el teatro.



Sobre ese punto, la aclamada actríz argentina de cine, teatro y TV, Mercedes Morán, comentó: “El teatro, la ceremonia del teatro, es absolutamente intransferible, hay algo de la ceremonia que es lo que a mí me da placer”. Sin embargo, reconoció que la pandemia se presenta como una oportunidad para cambiar muchas cosas que no venían funcionando antes, entre las que destacó avanzar de una vez por todas con el reclamo por la igualdad de género en la industria entera. Sobre el cierre de su participación, sentenció: “Quiero destacar, como actriz, que hay una paradoja que me produce mucho ruido. Las plataformas se están llenando de suscripciones y la gente se está nutriendo de ficción. Sin embargo, el colectivo de actrices y actores, además de no poder trabajar, no está cobrando el derecho de propiedad intelectual”.



Luego fue el turno de la principal representante del Tango a nivel mundial y exitosa productora de espectáculos, Mora Godoy, con una exposición que fue al hueso. “Muy poco productor produce tango y los gobiernos no le dan bola al tango en general. Hay que replantearse muchas cosas, y lo digo desde mi lugar de productora, de empresaria de tango, de bailarina, de coreógrafa. Hay mucho para mejorar y para hacer”. “Han sido lamentables las políticas de los últimos años con respecto al tango y lo voy a decir sin anestesia: he viajado muchísimo por el exterior y en mis propios espectáculos invierto lo que gano en el exterior”. Cerró con una pregunta a la que le falta respuesta: “¿Por qué siendo el tango nuestra marca de identidad, vos vas al mundo y se vuelven locos y acá hay una falla, no funciona?”.



Finalmente le tocó al español Jesús Cimarro, Presidente de la Academia de Artes Escénicas de España y Director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, quien aportó la visión del país europeo, un espejo en el cual mirarse para imaginar la “nueva normalidad” de las artes escénicas. “Es importantísimo el apoyo de los organismos públicos para que la industria se ponga en marcha, teniendo en cuenta que la industria de las artes escénicas requiere de entre 45 y 60 días para echar a rodar un proyecto. Hay que lanzarse para poder llevar a cabo una gestión y que la ciudadanía pueda acudir, porque la gente quiere volver al teatro”, destacó.



Una vez finalizado el evento, José Crettaz, director de la licenciatura en Gestión de Medios y Entretenimiento en UADE, destacó: “Este foro de la industria del entretenimiento, organizado por VERBO y El Cronista, permitió comprender que la cuarentena no inventó tendencias sino que aceleró las que ya veníamos percibiendo: la necesidad de incentivos públicos a la producción de contenidos culturales, la visión de América Latina no como un mercado homogéneo sino como una conjunción de nichos y la consolidación del streaming como ventana de distribución también de las artes escénicas. La pandemia nos puso ante un conflicto difícil de resolver: la demanda de entretenimiento hogareño se disparó, pero la oferta no pudo responder por las limitaciones para producirlo. Hay una explosión creativa que organizar, es necesario que haya estímulos públicos específicos con reglas claras y acceso a todos los actores y es fundamental no perder terreno en la incorporación de tecnología”.


La conferencia completa BACKSTAGE 2020 ya está disponible en este link: https://www.youtube.com/watch?v=Wt4buJM23dk&feature=youtu.be

Creado © 2019 por López Producciones ®

 

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de YouTube