• VERBO

Pablo Bizzotto en BRINDAR!

Nuestro cuarto invitado a BRINDAR! es Pablo Bizzotto, CEO de Phoenix Global Resources y reconocido por algunos como "el Messi de Vaca Muerta", ya que fue uno de los pioneros de la formación de petróleo y gas no convencional que podría revolucionar la matriz productiva de la Argentina.


Hasta mayo del 2020 y después de casi 3 años y medio se desempeñó como vicepresidente ejecutivo de Upstream, en la petrolera de bandera. En total estuvo 7 años y 4 meses en YPF y ocupó los cargos de gerente de Negocio de gas en Neuquén hasta el 2014 y antes de asumir la vicepresidencia fue gerente regional de Áreas No convencionales. También estuvo casi 12 años en Pan American Energy (PAE). Se inició como ingeniero de Producción y dejó la compañía como gerente general de Operaciones del Golfo San Jorge luego de estar casi un año en el cargo.


Es ingeniero en Petróleo, egresado de la Universidad Nacional del Comahue de Neuquén Capital y tiene un Master de la Universidad de Barcelona y desde Septiembre de 2020 es CEO de Phoenix Global Resources PLC, la petrolera del grupo suizo Mercuria.


Si querés ver su entrevista en video, podés hacerlo en nuestro canal de Youtube.


Con ustedes, Pablo Bizzotto.



Maximiliano Sardi: Estamos con Pablo Bizzotto, CEO de Phoenix Global Resources, uno de los pioneros de Vaca Muerta, trabajando primero para YPF y, desde el año pasado, en Phoenix. ¿Es Vaca Muerta la prioridad para Phoenix?.


Pablo Bizzotto: Totalmente. Dentro de nuestro portafolio es la gran oportunidad de transformar la compañía y comenzar un período de crecimiento. De hecho nuestras nuevas inversiones están focalizadas en deriskear (del inglés, eliminar el riesgo) y en poner en valor nuestros activos de Vaca Muerta y seguramente nos van a tener ahí con un rol bastante activo en la cuenca neuquina en los próximos años. También tenemos una base en Mendoza, donde tenemos producción convencional que también es importante para la empresa, pero el tamaño de Vaca Muerta es algo muy relevante para cualquier compañía.



MS: ¿Están haciendo nuevas exploraciones tanto en Neuquén como en Mendoza?


PB: En Mendoza ya hicimos alguna actividad y en Neuquén estamos avanzando en el no convencional, iniciando una etapa piloto en un proyecto en el área de Mata Mora en donde tenemos un compromiso de inversión inicial de U$S 110 millones y también estamos haciendo dos pozos exploratorios en el norte de la cuenca neuquina, cerca de Rincón de los Sauces, en un área que se llama Corralera. Esta última área está más en un proceso de exploración y Mata Mora, en cambio, ya está en un proceso de pre - desarrollo.


MS: Entonces, Mata Mora es el gran desarrollo que tienen en este momento.


PB: Mata Mora es como un bebé que tenemos que puede ser la oportunidad de transformar el tamaño de la compañía y en donde tenemos muchas expectativas. Somos optimistas porque la información que tenemos cerca de ese área, de otros operadores, es buena y porque el equipo técnico nuestro ve un tamaño de oportunidad interesante.


MS: Hablabas antes de la inversión. ¿Cuánto tiene que ver el financiamiento, algo que destacabas en otras entrevistas, que tiene Phoenix en comparación con otras compañías trabajando en Vaca Muerta?.


PB: Nosotros tenemos una particularidad importante que es que, más allá del tamaño de una compañía que es casi una start up, que no hay una gran corporación y en donde está todo por hacerse o, como siempre digo, es un lienzo por pintarse, dentro de nuestra estructura el 90% de la participación de nuestra empresa la tiene una empresa suiza que se llama Mercuria, que es uno de los mayores traders a nivel mundial de petróleo y de commodities y que está apoyando nuestra actividad. Creo que es un gran apalancamiento, porque si somos capaces de entregar el resultado que hemos comprometido con los accionistas, es un jugador que está comprometido a invertir en la Argentina, a hacer y a crecer. Ese apalancamiento es súper importante.



MS: Decías en una entrevista que te leí hace poquito, que Vaca Muerta es una gran metáfora de las oportunidades que tiene Argentina. ¿Qué hace falta para que esas oportunidades se conviertan en realidad, tanto en Vaca Muerta como a nivel país?.


PB: Yo creo que una gran parte del desriskeo de la oportunidad y de poner en valor el recurso ya se ha hecho. Hace unos años uno se subía a un taxi y hablabas de Vaca Muerta y todo el mundo pensaba que era un sueño más de la Argentina. Hoy, la verdad es que es una realidad. Vaca Muerta es competitiva con Estados Unidos en términos técnicos y del recurso, que nosotros siempre decimos que es “world class” (clase mundial) porque se compara con las mejores rocas que hay en el mundo. Nuestra principal comparación es con el Permian Basin en Texas, Estados Unidos, porque es un análogo bastante importante.

Cuando empezamos Vaca Muerta la diferencia en términos de retorno era abismal, Estados Unidos era mucho más competitivo. Hoy la industria, los sindicatos, las empresas de servicio, todos, han hecho posible que Vaca Muerta sea comparable o, por lo menos, juegue el partido con Estados Unidos que, si bien tiene una escala mucho mayor, la calidad de nuestra roca es mucho mejor y eso balancea estos dos efectos.

Creo que lo que necesita Vaca Muerta es continuidad. Me parece que es un gran ejemplo de lo que puede significar una política de estado en la Argentina. Si hay algo que tuvo Vaca Muerta en este último tiempo, es continuidad en los equipos técnicos y en la gente que fue llevando adelante el proyecto, y eso permitió lograr los objetivos que hemos logrado. Ahora lo que necesitamos es que en vez de que hayan 20 equipos trabajando en Vaca Muerta, hayan 100.


MS: ¿Cómo se logra eso? ¿Y cómo ha afectado la pandemia que, imagino, trajo un bache el año pasado?.


PB: Sí, la pandemia afectó en todo el mundo. De hecho, por ejemplo, la actividad en el Permian Basin se redujo notablemente y todavía no ha recuperado el nivel previo. Creo que todavía hay que salir y cruzar el río de esta situación muy particular, que nadie tenía pensado que podía ocurrir en el mundo, y retomar los niveles que veníamos teniendo antes de la pandemia. Ya hace años se vienen evidenciando niveles de actividad incrementales en Vaca Muerta, como signo positivo de recuperación. Se trata de empezar a pensar en cómo multiplico la actividad, más que pensar en cómo recuperarla: Cómo soy capaz de, en este país, poner en valor este recurso que tiene una ventana de oportunidad, ya que el mundo está migrando hacia otros tipos de energía. Creo que esta es una prueba de fuego para la Argentina sobre cómo podemos poner en valor un recurso que es de primera clase, en un tiempo acotado.



MS: Para ponerlo en valor y exportarlo, básicamente volvemos a lo mismo: tiene que ser sostenible y ser una política de Estado.


PB: Correcto. El marco regulatorio, las condiciones económicas del país, la posibilidad de transformar el producto y monetizarlo al precio internacional para ser competitivos con otros países, es trascendental. Esa es la mejor condición que le podemos dar a Vaca Muerta porque, como dije antes, todas las otras condiciones que eran las más difíciles, como entender cómo funcionaba la roca, cómo había que estimularla, cómo perforarla, desarrollar los contratistas locales y tener la misma eficiencia que Estados Unidos, hoy son un logro muy grande de la industria. Resta darle un marco a ese cuadro para que luzca atractivo y atraiga inversiones.


MS: ¿Cómo se logra eso que vos destacas, que es poner en valor la roca y el desarrollo logrado, para que se vuelva atractivo para los inversores?.


PB: Creo que, como decía antes, en el país y en la industria se entiende muy bien lo que hay que hacer para darle atractivo a las inversiones en Argentina y me parece que son las que necesita cualquier inversión.


MS: ¿Y creés que lo lograremos?.


PB: Imaginate que cuando empezamos a perforar pozos horizontales en Vaca Muerta, costaban U$S 30 millones y, hoy, ese mismo pozo que ya ni siquiera hacemos porque son mucho más largos, cuesta U$S 7 millones. Si no hubiera sido optimista en ese momento, nunca hubiéramos podido progresar como progresó la industria.

Yo tengo que ser optimista y tengo que transmitirle a nuestros accionistas que el país y sus líderes van a ser capaces de poner en valor este recurso que es de primera calidad.


MS: Esa es la idea también de este ciclo,: poder brindar por algo en un contexto difícil. Gracias Pablo.


PB: Muchas gracias.


20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo